La versión del año 2008 es sin duda la mejor de las 4 que lleva realizándose el Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre en Medellín. De forma masiva y desde temprano, las instalaciones del Parque Explora fueron llenándose de personas, en su mayoría jóvenes, que acudieron a socializar sus experiencias, a aprender asuntos nuevos o, sencillamente, a curiosear por el mundo del software libre.

A pesar del calor que se asentó durante el día sobre Medellín y de que las salas se colmaron de gente rápidamente, pasaban los minutos con la llegada de más personas; con silla en mano buscaban algún lugar para ubicarse y atender las conferencias y talleres que se prepararon para este año. Vale la pena resaltar que los organizadores y ponentes, con la mejor voluntad, no obtienen más paga que la atención y el interés del público. He ahí uno de los objetivos hechos carne en esto de la cultura libre.

Quizá el lugar escogido este año para la realización del festival favoreció la asistencia del público. De manera recíproca, fueron miles los ciudadanos que se acercaron a las instalaciones del Parque Explora y conocieron sus instalaciones por cuenta del FLISOL. No se debe desconocer, además, la consigna del encuentro, que instó a las personas a vencer el miedo y la desconfianza frente a lo que no es convencional: “El temor a lo desconocido se vence durante todo un día”, rezaban los comunicados y demás métodos de información.

Eder Acevedo Marín, uno de los jóvenes organizadores de este encuentro, compara la asistencia del año pasado con el presente. “Para la versión de 2007 se inscribieron un poco más de sesenta personas y, finalmente, llegaron más de cien. Esta mañana había más de 1100 inscritos, pero seguramente vendrá mucha gente aparte de la que se inscribe”. Esto demuestra el creciente interés de las personas por el software libre; también el de algunos medios que convocaron la asistencia y el diversas empresas e instituciones. “La Universidad de Antioquia, por ejemplo, nos ayudó enviando un correo de invitación a todos los estudiantes”, resaltó Eder, un ingeniero de sistemas de 21 años que le apuesta al FLISOL cada año, sin falta.

Los niños fueron el punto de atención en el Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre debido a que la fecha, 26 de abril coincide en Colombia con el Día del Niño y la Recreación. Para ellos se dispusieron varios equipos con juegos desarrollados por medio de sistemas soportados en software libre. La actividad que implica estos juegos aporta al desarrollo de ciertas aptitudes mentales en los niños, quienes para “llegar a una meta” deben realizar operaciones matemáticas o de cálculo. En otros casos, se incentiva la capacidad artística de los infantes, pues se les ofrece programas de dibujo con interfaces intuitivas y atractivas, pensadas para ellos.

Los juegos no fueron exclusivos de los niños. En la sala de demostraciones, multitudes de jóvenes se agolparon frente a los equipos que se destinaron para escenificar campos de batalla con “Enemy Territory”. Suele acostumbrarse que este tipo de juegos sean traveseados en red; esto es, varias personas en distintos equipos compartiendo una misma situación en el juego, como una guerra, una misión o una aventura.

Sin embargo, para varias actividades del FLISOL en las que se requería la conexión a internet, la posibilidad fue negada por la administración del parque.La razón suena irrisoria: “ustedes, los de la comunidad de software libre, son hackers y crackers y no queremos que se roben contraseñas o información nuestra”, cuenta uno de los organizadores, refiriéndose al trato que tuvieron por parte de funcionarios del Parque Explora.

Otras actividades ya institucionalizadas en el festival fueron las demostraciones de Compiz Fusion (que enseñan efectos para los escritorios del sistema operativo Linux) y las de software para la edición profesional de audio y video. La “instalatón” recibió cientos de personas interesadas en equipar sus máquinas con software libre. Otras propuestas fueron exhibidas, como la simulación de la espada láser de Jedi de La Guerra de las Galaxias.

En un encuentro de gran magnitud siempre habrá alguna astilla qué lamentar. Pero en términos generales y siendo el FLISOL un evento sin más ánimo que el de difundir la cultura, el conocimiento y el software libre, las dificultades se consideran “detalles” una vez colmadas las expectativas. Reiteradas felicitaciones a los organizadores de este importante festival, quienes para el 2009 tendrán el reto grande de superar lo logrado este año.

Laura Camila Caro Salcedo // Medellín