Hoy en Colombia sucedió un hecho lamentable CON precedentes: encontraron en la mañana el cadáver de un niño (11 meses de nacido) secuestrado la semana pasada por su propio padre y su actual compañera sentimental.

A los detalles últimos de esta atrocidad pueden acceder en los principales diarios del país. Sin duda será un asunto que estará por estos días en la agenda setting… aunque, como ya dije, el tema no es nuevo.

Las cifras corroboran que casos como el que hoy tiene conmocionada la opinión pública colombiana sucedieron 70 veces el año pasado. Esta vez la diferencia está en el nivel de atención mediático que tuvo el secuestro y posterior asesinato del niño.

El gran eco es producto de una madre desesperada que hizo pública rápidamente la situación de rapto, sumándole la reacción de una comunidad en repudio al hecho y el olfato de un periodista que se encargó de hacer de esto una noticia, aún sin calcular en qué pararía todo.

Buscando novedades de este infortunado caso -que sin duda debería seguir siendo más advertido que la cantidad de noticiones superfluos y acostumbrados de las FARC- me encuentro con la reacción desencadenada de los ciudadanos en los principales medios digitales del país.

Según veo, a ellos les indigna más el hecho per se que al propio presidente, quien parecía altamente preocupado más por la imagen de Colombia en el exterior que por ver cómo capitanea una tierra a la que se le suma otro dolor (se le suma porque se VE en los medios, insisto, no porque sea la primera vez que ocurre).

Así las cosas en El Espectador y en El Tiempo, los dos diarios nacionales con más usuarios, se registran al momento 351 y 1301 comentarios respectivamente en sus noticias sobre lo que venimos hablando.

Ya que ninguno de los números es una cifra despreciable, me pregunto haata qué punto la caja de comentarios es la herramienta más apropiada para este tipo de noticias tan leídas y con tanto efecto de indignación y respuesta.

En el blogging y en otros medios chicos uno diría que esta herramienta resulta más que adecuada para interactuar con los usuarios (aunque sin duda hay blogs con posts para los que seguir los comentarios es una tarea ardua, y por demás fatigante). Pero, ¿qué hacer con estos hechos que resultan en el repudio de una ciudadanía, y una parte numerosa de ésta busca expresarse de la forma en que estamos hablando?

No sé si sea pronto, pero pienso que es hora de inventar algo nuevo o reinventar lo ya hecho. Ahora no tengo una explosión neuronal que me produzca alguna idea creativa… pero sin duda el día en que un medio la geste, marcará la diferencia en su relación con los lectores.

Un flashmob, un festival instantáneo, una marcha, un mural gigantesco… algo podrían inventarse para que, aplicado como respuesta comunicativa, de verdad sigamos hablando de horizontalidad, de capacidad de respuesta, de ciudadanía participante.


Laura Camila Caro Salcedo / Medellín

Más información sobre el hecho:

El Espectador: Ubican a tercer sospechoso en caso del bebé Santiago Lozano

El Tiempo: Asesinato del bebé Luis Santiago se habría producido porque su papá quería ocultárselo a su novia