El primero, de nuevo con el profesor José Luis Orihuela, explica brevemente qué son las redes sociales; explica que estos espacios virtuales superan algunas limitaciones del mundo físico, como depender de la intermediación de las amistades para obtener información, empleo y demás contactos, proceso que en las redes sociales se simplifica por una razón sencilla: allí se hacen visibles las relaciones de mis contactos, los amigos de los amigos.

Orihuela resalta la posición de Facebook como red social que permite el desarrollo desde sus usuarios, además de la posibilidad de republicar contenidos, crear grupos, enlazar otras aplicaciones, etcétera.

Una red social “es una agregado de muchos servicios que hasta ahora funcionaban de forma separada en Internet”, en palabras del profesor José Luis. Pero aunque de varias formas se ha visto cómo son aprovechadas las redes sociales y qué nivel de especificidad pueden alcanzar, el siguiente video da cuenta de su falta de aprovechamiento en el escenario laboral colombiano (lo que no me atrevo a juzgar si es bueno o malo, pues no estoy segura de hasta qué punto quiero que mi empleador conozca mi vida extra-laboral).

¿Se percataron de la estadística? Al parecer importar más -dentro de lo poco que importa en Colombia- la vida personal que la producción blogger. Eso sí me deja pensando… ¿creen ustedes que pueden ser mejores, como criterio para seleccionar un empleado, los aspectos de su vida personal que su producción intelectual o no-intelectual (sino sencillamente producción, que de igual manera refleja ámbitos personales, intelectuales, sentimentales, políticos, etcétera)?

Laura Camila Caro Salcedo / Medellín