A mi bandeja de correo llegan -casi tan frecuentes como esas molestas cadenas de correo- numerosas peticiones para unirme a redes sociales. Precisamente una de esas cadenas me fue enviada por un amigo al que no le simpatiza mucho “develar su vida privada”, según dice, en redes sociales ni otros espacios virtuales.

Se trataba de una presentación en la que se narra cómo los usuarios de una de las redes ceden, no dándose cuenta, todos los derechos a esa marca específica sobre los contenidos que allí son publicados, sin discriminar si se trata de textos, videos o imágenes.

Para corroborar o desmentir lo que burlonamente y con cierta aura de superioridad quiso enseñarme aquel personaje con ese correo, definitivamente me estaría en la obligación de leer los textos extensos a los que desprevenidamente cliqueamos “acepto”, “de acuerdo”, “I agree”.

Se supone que eso debemos hacer antes de aceptar quién sabe qué en esos formularios, que hacen las veces de contratos. Aunque yo también “he pecado” por omitir estos asuntos dado el afán de registrarme (no sólo a redes sociales sino también a programas y aplicaciones) – y aparte de que el lenguaje jurídico es de lo más aburridor y “espantalectura”- debo admitir que ya le había escuchado una advertencia sobre esto a Diego Martín Buitrago.

Diego es experto en toda la reglamentación y normatividad vigente en la Internet; él estará hablando al respecto en la conferencia ¿Es posible regular las redes sociales?, donde abordará los aspectos referentes al control y la protección de la privacidad en estos espacios digitales. Si bien creo que hay gente con prevenciones exageradas frente a la Web, las redes sociales, la mensajería instantánea, etcétera, veo interesante -además de conveniente- asistir a esta charla (que además es gratuita).

Para quienes quieran y puedan acudir les dejo los siguientes datos:

Lugar: Universidad Pontificia Bolivariana (Medellín)
Auditorio: Pío XII, bloque 6
Día y hora: miércoles 5 de noviembre, 6:00 p.m.
Organiza: Especialización en Periodismo Electrónico – UPB
Entrada libre