Este es el texto de mi columna publicada hoy en el diario Portafolio de Colombia

¿Está usted dispuesto a comenzar a leer libros, revistas y periódicos en los nuevos lectores electrónicos de bolsillo?

La mayoría de personas rechaza de plano la idea de pasarse a los libros digitales y prefiere refugiarse cómodamente en los impresos, los que huelen a viejo y que guarda en su biblioteca.

A mi también me fascinan esos libros, pero me temo que le tengo pésimas noticias a aquellos profesionales y empresas que desprecian la llegada de dispositivos como el Kindle2 o que no están siquiera dispuestos a experimentar con alguno de estos seductores lectores móviles.

Y es que a partir del 2009 se va a desatar una guerra sin cuartel entre las compañías que compiten por este atractivo mercado, lo que resultará en la masificación global de la venta de estos aparatos, su popularidad entre los jóvenes y cambios inimaginables en el negocio tradicional de las editoriales, medios impresos y distribuidores.

Amazon, Google, Apple y Sony son apenas algunos de los grandes que le están apostando a este negocio.

Amazon lanzó esta semana en Nueva York el Kindle2, una versión más estilizada, ligera (10.2 onzas), capaz (capacidad para 1.500 libros) y prometedora que su exitoso predecesor.

Google, que ya ha escaneado 7 millones de libros y quiere dominar el mercado, anunció la semana pasada que pronto comenzará a vender libros para ser leídos en el iPhone o su celular, el Android.
Apple no ha sacado un lector exclusivo para libros, pero compite a través del iPhone y el iTouch, dispositivos que ofrecen programas de lectura de libros que han sido descargados más de un millón de veces. Luego está Sony, cuyo eReader ya va en su tercera versión.

Plastic Logic, una compañía que surgió de Cambridge University en Inglaterra, fabrica en Alemania un esbelto lector que promete impresión de alta calidad.

El Kindle2, que busca convertirse en el iPod del mundo literario, es todavía costoso (359 dólares) y aún no está disponible en Colombia o fuera de E.U. Cuando utilicé el Kindle por primera vez el año pasado, lo que más me sorprendió fue la calidad de la impresión de la tinta electrónica. No se compara nunca con la lectura en una pantalla de computador, que cansa el ojo.

No le quepa la menor duda que estos lectores electrónicos vienen en camino.

Quienes sigan rajando contra la tecnología se quedarán atrás y no podrán competir en unos años con profesionales en sus veintes que se mueven como peces en el agua en el mundo digital.

El Kindle pronto permitirá suscribirse a periódicos o revistas en español. Ahora que está virgen es el momento para que los medios de comunicación impresos y digitales comiencen a trazar su estrategia para los lectores electrónicos. The New York Times ya tiene 10.000 suscriptores a través del Kindle, cada uno de los cuales paga 13.99 dólares mensuales por el servicio, un ingreso anual de 1.68 millones de dólares que Amazon y el Times comparten.

ANDRÉS CAVELIER Periodista y consultor de nuevos medios