Si usted sufre de presión alta, o hipertensión, lo más probable es que con frecuencia se mida la presión en las estaciones gratuitas que ofrecen las farmacias o supermercados, o utilice en casa un tensiómetro manual y tradicional, de los que llevan una pequeña bomba de inflar.

Gracias a los avances en la tecnología médica, ahora existen en el mercado una serie de tensiómetros digitales que ofrecen muchas ventajas a los 76 millones de estadounidenses que sufren de hipertensión. Entre ellas, facilidad de uso, precios cómodos, movilidad y la posibilidad de compartir con su médico los datos del monitoreo a través de correo electrónico o de una aplicación en su teléfono inteligente o su tableta.

“Todas las personas que tienen problemas con la presión alta deben tener un aparato en su casa para chequearse la presión durante el día”, explica el Dr. Frank Lavernia, un internista en Pompano Beach, Florida, que atiende a pacientes con diabetes e hipertensión.

Ante la inmensa variedad de estos aparatos, también conocidos como medidores de presión, encuentre aquí una selección de los tensiómetros más apropiados para hispanohablantes. Son muy útiles, sobre todo porque uno de cada cuatro mexicano-estadounidenses y uno de cada tres estadounidenses sufre de presión alta.

La selección de tensiómetros se basó en precisión del aparato, precio, facilidad de compra, innovación y disponibilidad en español. La mayoría de tensiómetros seleccionados son de brazo, ya que estos son considerados los más precisos de todos.

“Los de la muñeca no son tan precisos”, explica el Dr. Elmer Huerta, director del Preventorio en el Washington Hospital Center, de Washington, DC, quien con frecuencia receta a sus pacientes comprar este tipo de dispositivos.

Tensiómetros de brazo

ReliOn Automatic HEM-741 ($40)

Este es probablemente uno de los tensiómetros a bajo precio más recomendados. Tras evaluar 21 diferentes tensiómetros, Consumer Reports lo escogió en junio pasado como el “Mejor” tensiómetro que puede comprar usted (Busque el informe de junio si tiene una cuenta con Consumer Reports). Para utilizarlo, inserte el brazalete en el brazo (normalmente el bíceps del brazo izquierdo) y presione el botón START. Viene con instrucciones en español y lo puede comprar en una tienda en cadena de su barrio.

Omron Series 5 o 10 ($70 a $100)

Omron fabrica tensiómetros que reciben recomendaciones de muchos médicos, ya que es una marca de trayectoria y fuerte presencia en América Latina, lo que garantiza que las instrucciones de los aparatos están disponibles en español. El “Omron 5 Series” ($60) sirve para dos usuarios y tiene espacio hasta para 60 lecturas. El “Omron 10 Series” ($80) es más avanzado. Ofrece un sistema especial de calibración para mayor precisión y la opción de bajar la información al computador, entre otras. Puede comprarlos en la tienda en línea de Omron o en Amazon.

Withings BP-800 ($130)

Si usted tiene un iPhone o iPad y se siente cómodo con la tecnología, considere el Withings. Este “tensiómetro inteligente” se diferencia de los anteriores en que se conecta con el iPhone a través del cable que viene con su teléfono. Una vez usted se toma la presión, los datos quedan almacenados en el iPhone, lo cual le permite analizar de manera gráfica las fluctuaciones de la presión con el paso del tiempo o compartir los datos con su médico. Para utilizar Withings es necesario descargar de iTunes una aplicación gratuita y en español. (Si usted tiene un teléfono Android, desafortunadamente no existe una aplicación para ese sistema operativo). Lo puede comprar desde la página de Withings o en Amazon.

Continúe leyendo este post en AARP.org.