Me temo que le tengo pésimas noticias a aquellos profesionales y empresas que desprecian la llegada de dispositivos como el Kindle2 o que no están siquiera dispuestos a experimentar con alguno de estos seductores lectores móviles.