A mi bandeja de correo llegan -casi tan frecuentes como esas molestas cadenas de correo- numerosas peticiones para unirme a redes sociales. Precisamente una de esas cadenas me fue enviada por un amigo al que no le simpatiza mucho “develar su vida privada”, según dice, en redes sociales ni otros espacios virtuales. Se trataba de [...]